“La dignidad que buscamos en la muerte solo puede hallarse en la dignidad con la que hemos vivido nuestra vida”.

Sherwin B. Nuland


“Los instantes separados de las cosas no son nada y solo consisten en el orden sucesivo de las cosas”

Manuel Castells

El baile de los vienen y van

noviembre 15, 2008

Pienso. Como que así es la vida. Viene y Va, pero más bien va, y va de lo que deviene.

Es simple, aquella vida no estática que nos ha sido comprada camina con pasos y retrocesos, con guiños y susurros, con mejillas y mentones al hombro. Y hay que aprenderla a guiar a la vez que uno se deja, a llevarla con soltura, a tomarle de la mano mientras se le pisa, se le rodea o se le inclina. Es sencillo, por muy complejo que parezca. Diría. Vivir es como aprender a bailar una pieza delicada, aún para los que somos arrítmicos, sin desquicios ni angustias por las equivocaciones, aprendiendo en el vaivén, viniendo y yendo, soltando, recogiendo, abrazando y susurrando, guardando silencio y volviendo a bailar, aprendiendo, descansando las mejillas y sonriendo en el descubrimiento…

JavierL.

Diálogos desde Conservia tratando de convencer a un grupito de aldeanos, “tienen que venir aquí, porque la vida es mejor”. El interlocutor era Salsacia y allá hacían su labor de convencimiento de la misma forma. Los aldeanos con todo y sus preguntas, vivieron momentos de angustia…

El Sr. Terrorismo les vendía:

“Somos una comunidad global. Ciudadanos del mundo y viajeros por agrado. Estamos ubicados en Dubai con acceso libre a todos los emiratos árabes, hoteles lujosos y comidas exóticas. Tenemos conexiones en todo el mundo y prerrogativas en países en vías de desarrollo, hermosos paraísos de comienzos de modernidad y oportunidades de crecimiento. Creemos profundamente en la defensa de nuestra nacionalidad y rechazamos las aspiraciones hegemónicas, creemos en la libertad de los individuos. Les damos libertad nacional a nuestros miembros y los equipamos para que defiendan sus identidades. Apostamos al libre tráfico de personas, dinero. Todo mundo viaja en avión si quiere conocer el mundo. Ofrecemos experiencias extremas… Y por si fuera poco, lo conectamos con el cosmos, su existencia girará en torno de su propia eternidad. Si algo le puede costar estar en esta comunidad es la vida misma, pero si la pierde por cualquier causa, descuide, le daremos de regalo otra vida.”


Por obvias razones, nadie decidió venir a Salsacia. Parece ser que ni el narcotráfico, ni la trata de blancas, ni el terrorismo pudo por encima de la democracia. Eso significa que nuestro mundo global aún tiene esperanza.

Decíamos, Señor Rüdiger Safranski, nuestro mundo global aún tiene esperanza.


*Para mas información sobre estos dos mundos preguntar a Héctor Sociólogo sobre su existencia. Para más información sobre la trata de blancas, con Rosario; sobre narcotráfico, con Sofía; sobre terrorismo con Osama Bin Laden.

Juicios

octubre 27, 2008

Después de haber leído a Touraine (“La desmodernización”) hagamos juicio a la Iglesia, al Estado y a la Familia como instituciones sociales básicas, que se mueven y arraigan en el orden social, pero hoy bajo la lupa de la desinstitucionalización. Todo mundo señala, instituciones obsoletas, sin vigencia. Juicio Maoísta, dice Barba. Para el individuo hay otras cosas que significan. Pero, y ¿dónde está el mercado?… invisible y presente en todo.

¿A dónde deberíamos regresar para revalorar sus funciones en la existencia? A ningún sitio, no hay tal regreso, sino una adaptación societal diría Touraine. Todo ha devenido en la crisis en la que se encuentran. Sin generalizar, si hay una gran crisis. ¿Qué explica su devaloración? Hablenle a Hobbs para que nos explique al Estado, por que no se ha cambiado a si mismo, sino que la sociedad misma lo ha degenerado. Actores todos, los culpables no pertenecen a otro mundo, sino al mismo en donde cohabitan todos nosotros. ¿A quién invocamos para que nos explique a la familia, a la iglesia, al mercado? ¿Quién las transformó en lo que ahora son? Todos, pero todos no son todos, sino algunos, pero algunos existen en la puerta de al lado o viven en el mismo patio.

¿Quién pues? Toda la raza, caída, suspendida y necesitada. Perdió la guerra de la creación y terminó criticando la obra de sus manos. ¿Juicio a la institución? ¡Juicio al ser humano!… ¡misericordia al ser humano! ¿De dónde? ¡Misericordia no juicio!

La Explicación

octubre 13, 2008

Motivados por el Mtro. Jorge Ramirez: ¿Siempre que sí es teoría? En este momento como que “medio ya ni se”. Quizá porque derepente se nos derrumba toda la idea de la teoría para explicar, de ser posible hasta el universo. Pero pienso, no hay que derribarse tan pronto. Al menos eso me digo a mi mismo, para no entrar en shock y terminar diciendo “hubiera aprovechado entrar a la Bimbo de repartidor”, sin menosprecio.

De alguna forma, me da la impresión de que el enfoque de estas aproximaciones giran en torno a una especie de subversión en contra de las ya mencionadas “metateorías”, y consecuentemente de las “teorías” en sí, en particular de aquellas que buscan entender la totalidad explicando fenómenos tan abiertos, que parecen abarcar la totalidad de la realidad. Parece “una lucha” contra las teorías generales. Pero nada violento a la vez, si se piensa que de alguna forma se busca interpretar los fenómenos sociales concretos. Para efectos de la investigación parece útil. Diría Lupi: “Lo demás no me interesa”.

Creo que esta inclinación busca explicar de los fragmentos a la totalidad. No se parte de arriba, sino de abajo. No hay “metamodelos”, “estudiese las partes y construyase”. La teoría viene de lo que puede explicarse concretamente del fragmento. Y esto no necesariamente tiene que vulgarizar a la ciencia, a todas las construcciones espistemológicas que de alguna forma devenimos estudiando. Tiene lógica. Vengo entendiendo. Hay este intento de “descomplejizar” la construcción de la ciencia social misma, desde una observación más métrica, compleja de por sí, desde otra dimensión: también hay un “modelo de la privación relativa”. “No nos hágamos tarugos” me diría la Chimoltrufia. Explicarse de lo que está a la mano, con una perspectiva de lo posmoderno, “quiebrese lo abstracto para entender lo concreto”. Han de venir de estas escuelas que nacen de la desilusión del discurso “meta-científico-abstracto”. Pero no me hagan caso, sólo me imagino.

Las mismas aclaraciones de la exposición lo dicen:

“Las teorías tienen diverso alcance o potencia explicativa”; “Una teoría tiene mayor alcance cuando más explicaciones se pueden deducir de unas pocas proposiciones”;”Las investigaciones empíricas utilizan explícitamente o implícitamente modelos… (Así) las operaciones para crear esos modelos son las mismas de la mente humana: CATEGORIZAR – NARRAR – DETECTAR RELACIONES CAUSALES – ESQUEMATIZAR”.

Personalmente me da la impresión de que el mensaje indirecto de esta clase fue: “Organice la mente, no se me aloque con todo lo que lee o cree entender de la realidad”. Bien, de algo me sirve el señalamiento.

JavierL.

Debo agradecer el ejercicio que una de nuestras compañeras (Sofía), de clase de Teoría Social ha puesto en la dinámica de la clase. El ejercicio ha sido planteado así: Compartir nuestro personal y casi íntimo punto de vista frente a la posmodernidad, es decir, sin un rollo cientificista sino desde nuetra propia interpretación y sentimiento. Nos dio unos papelitos, para escribirlo, los está leyendo en clase y debemos identificar quien lo escribió. ¡Que genial ejercicio! Nos está dando chance de quitarnos las máscaras teóricas que han ido surgiendo en el desarrollo de la maestría (que no necesariamente son inútiles, sino todo lo contrario), como una especie de credenciales de presentación. El ejercicio está abriendo una creencia mas honesta y dar sitio a la “sensación real” frente a la complejidad del mundo, que se liga a propósito con lo que somos todos los días, fuera de clases, lejos de los grandes relatos de los libros.

¡Gracias Sofía! Y como diria Martin Mora: ¡Salud!

Javier

PD. Aprovecho para subir la foto del grupo, después del Seminario de Metodología Cualitativa con Lupicinio Iñiguez, de la Universidad de Barcelona.

——————————————

Aquí les comparto lo que decía mi papelito:

“Referente a la posmodernidad”

Yo siento: Por un lado, un gran vacío en las interpretaciones teóricas sobre la explicación de la realidad. Finalmente no me dicen a mi cuál es mi esencia como ser humano integral y mi relación con el universo. Esta es una búsqueda posmoderna también.

Yo pienso: Que somos una sociedad de la contradicción. Somos presos en los usos de la condición moderna viviendo en una era en donde la modernidad ya no sacia la esencia del ser. Que buscamos respuestas aún en lo espiritual o metafísico, que contradicen el discurso científico tradicional. Pienso que en la búsqueda de sentido hemos devalorado la importancia de la palabra sustituyéndola con la búsqueda de sentido en lo tangencial.

Yo creo: Que sí hay una crisis de la modernidad ligada a la crisis de la existencia. Y que necesariamente hay una crisis natural entre relato y realidad. Creo que la teoría no puede ser el único medio para subsistir en la idea y realidad de la existencia.

Todo Cambia

septiembre 30, 2008

Todo cambia (Julio Numhauser – Chile)
Interprete: Mercedes Sosa

Nota muy personal: Me preocupa un poco tener que entender la totalidad de la realidad social solo desde la explicación teórica social. He de compartir, que la posmodernidad ha “complejizado” el entendimiento de quienes somos como sociedades, a la vez que como individuos (alma, cuerpo, mente, relaciones), pues la posmodernidad ha venido deconstruyendo las totalidades que se arriesgaron a creer desde la modernidad (mercancías, productos, máquinas, seres puramente racionales-maquiladores-deshumanizados-desespiritualizados). Comparto la crisis paradigmática en la que nos encontramos hoy, más no la fatalidad de la ausencia de explicaciones para re-conocernos. Comprendo aún el metarelato divino en la historicidad e historia, y aún en la condición humana misma, leída y entendida desde ahí, y he de decir “también” por que la teoría social ha dado profundas interpretaciones y aportes al conocimiento, más considero, insuficientes para comprendernos hoy. Hay algo más allá de la teoría y la interpretación posmoderna de nuestra identidad relacional con el mundo y el ser, seguro hay algo más, pero la ciencia no tiene la capacidad epistemológica para nombrarlo. Saber humano al fin, habría que reconocer nuestras limitantes sobre el conocimiento, y hoy la ciencia social lo reconoce al plantearse la complejidad. Quede abierta la discusión.

———————————————————————————–

Aquí las anotaciones de la lectura que despierta la inquietud:

Del texto de Carlos Barba (2007). “Teoría social y posmodernidad: una pareja dispareja”.

La “condición posmoderna” (sugerida por Lyotard) deviene de entender que el metadiscurso de la modernidad ha tenido un quiebre en la explicación y construcción de la realidad social existente en los últimos siglos, y que a partir de los años 80´s se hizo evidente a través de observaciones hechas desde la teoría crítica o la hermenéutica. Como lo define Barba en este texto, éste golpe a la construcción teórica positivista surge a raíz de una observación teórico-filosófica profunda de lo real de los procesos, las estructuras y las relaciones que se han ido dividiendo y diversificando en la magnitud de la globalidad y la disparidad del conocimiento aplicado.

De alguna forma, el caos generado por dichos procesos devienen en la complejidad para comprender la realidad en su totalidad, no puede haber un “planteamiento teórico unificado”, como se pretendió con la abrumadora idea de la modernidad (pensada para el progreso de la humanidad y el desarrollo de la ciencia en pro del mismo). Hay un evidente “desfase” entre el discurso y la realidad, entre la teoría y el planteamiento de la complejidad creada por la mano del hombre, que a la vez propicia el replanteamiento de las metateorías. Barba hace un recorrido en los diversos planteamientos teóricos que surgen en contexto de lo posmoderno, que al apar critica y reordena el uso del conocimiento científico social.

Hay observaciones en el orden social, en sus diversas estructuras y relaciones suscritas en el mismo (a través del estado, la economía, las instituciones, los sistemas, la geopolítica, el mercado, etc.) que han deconstruído la interacción humana natural, y se han erigido como relaciones “que se desvanecen en el aire” como ya ha planteado Berman. El subdesarrollo, la exclusión, la desigualdad, la supremacía del mercado, el control de las funciones de poder, han provocado una forma distinta de ver el mundo y de entenderlo para la teoría social. Hay una tensión entre la realidad y la forma de interpretarla, la posmodernidad se da entre las rupturas de los grandes paradigmas y la nueva construcción de la teoría social, si puede ser dicho así.

Cabe señalar, que “en ese contexto se ha llegado a reconocer que la característica fundamental en las ciencias sociales es que son multiparadigmáticas, entre otras cosas porque sus supuestos de fondo siempre están sujetos a discusión”. Es decir, no es que en la posmodernidad exista una limitante o la imposibilidad para interpretar la misma realidad desde la teoría social, sino que contrariamente debe entenderse desde la complejidad que dichos procesos han generado en las últimas décadas. En realidad hay un trabajo profundo en la construcción del conocimiento y el entendimiento de la realidad social, que surge tras la decadencia del modelo planteado por la modernidad. “No hay un solo paradigma (…) hay una obligación de explicar los fundamentos no fácticos de nuestras labores (…) existe un potencial de riesgo de las teorías existentes (…) pues entre más sabemos generamos más complejidad y mayores retos”. Finalmente se podría decir que “a pesar de todo” las interpretaciones y situaciones generadas en la posmodernidad “aún son elementos fundamentales para enfrentar la complejidad del mundo social”.

Sobre Marshall Berman, un marxista burgués…

En Berman existe un punto de partida para leer y comprender a Marx, “intentar recuperar y reconstruir la visión de Marx de la vida moderna como un todo”. Y esto dado el dualismo que han presentado aa lo largo de las décadas lgunos intérpretes de Marx, al entenderlo como “un peso muerto que aplasta el modernismo” o como alguien que tiene una perspectiva “más sana, saludable y real” de las cosas que la de los propios modernistas. Para Berman, hay una distinción entre el “modernismo” como tal y la “modernización” que se implica en el gran proceso histórico, pero a la vez acerca a Marx en su comprensión de la realidad, en donde todo se disgrega, lo que está sólido “se desvanece” dada la debilidad con que se encuentra cohesionada. Si el pensamiento moderno presupone la iluminación del ser y el mismo pensamiento, Marx se acerca a la revelación de lo oculto de este pensamiento, mostrando sus carencias y los grandes vacíos que ha generado en su propia construcción.

La construcción de la modernidad se ha erigido como algo sólido. La burguesía ha hecho que la revolución de la modernidad cohesione todas las esferas de la vida desde una gran altura; impulsando el camino del desarrollo y el cambio permanente; generando nuevas dinámicas de mercado y ampliando los “horizontes” del progreso; uniendo naciones mediante transacciones de capitales, trabajo, mercado y cultura; creando bases sólidas en el Estado, modernizando la política y las relaciones del poder. Berman señala el camino que sigue Marx en el Manifiesto Comunista, que deviene de comprender la grandeza evidente de la burguesía y sus creaciones permanentes. Sin embargo, lo que Marx mismo “alaba” lo entiende como aquello que generará el propio desvanecimiento de lo creado, en una dialéctica natural e inevitable, por eso “todo lo sólido se desvanece en el aire”, porque “amplios horizontes pueden convertirse en abismos” generando vacíos en lo que parecía haberlo todo. Lo generado son caos y catástrofes pinceladas con el lucro, el desarrollo y la renovación, provocando paradójicamente una desintegración integradora. “En este mundo, la estabilidad solo puede significar entropía, muerte lenta”. Pues este desarrollo que parece liberador del ser, en realidad lo limita, restringe y distorsiona. Vaya modernidad tan cuestionada hoy en día, todavía.

Javier Lozano. Anotaciones personales. Vigencias y contrapartes.

Ver más: Modernismo & Teología. Por Dr. John Kennington
http://renuevalamente.blogspot.com/2008/09/qu-es-modernismo.html

Todo mundo tiene esta necesidad de hacerla al blogger, una vez que se entiende a la red como medio no solo para conocer, desde lo más noble a lo más perverso, sino para darle algo al mundo escribiendo, teniendo algo que decir. Y aunque nadie escuche o lea, hay una acción de vaciedad frente al universo cibernético que conecta máquinas e individuos, mentes con mentes. Tiene que ser así, quizá los blogs le aporten eso al mundo y al ser humano, la sensación de existir aunque sea en el mundo de los números que vemos como imagenes. Hay que darle crédito a los portales y a aquellos que escriben desde las penas íntimas, pasando por las notas más absurdas y hasta las noticias más sobresalientes de la realidad global.

Seamos realistas, los blogs son más de uso personal que colectivo. Aún así parece interesante. Hay quienes se han hecho famosos por todos lados, bailando por todo el mundo, cayéndose de un tronco, llorando por una estrella musical, creando portales intelectuales o de buenas causas por la gente o el planeta. Tiene que ser así, en medio de nuestra necesidad por no sentirnos solos y conectarnos con todos. En esta etapa nos tocó vivir, y no sólo como un ente generacional, accidental o histórico contemporáneo, sino como uno con necesidad de sentirse existente, real aunque virtual, conocido, valorado y asimilado en medio del todo, que hoy en día es tanto, mucho más que siempre.

Hay que sumarse con cautela, pero con plena libertad de extender los adentros pensados, las imágenes que nos recrean, las reflexiones que nos problematizan la existencia, las caricaturas de la realidad extensa, las ciencias que nos posibilitan, los poemas que nos humanizan, las palabras que dan vida. Hay que animarse a ser un blogger, sin olvidar que se coexiste en un mundo real, y hoy, en uno que tiene como tierra fértil los “ceros” y los “unos”.